HIGHLANDERS DE LOS BUENOS, BUENOS

En estas últimas semanas hemos tenido el placer de leer, paladear, degustar, devorar, con gran júbilo,  lo que hasta ahora se ha traducido al español, editado por Phoebe Romántica, de la serie de los Hermanos Mackenzie de  Jennifer Ashley.

¿Recomendada? ¡Sí, por supuesto!

Estos hombretones, cada uno con sus defectos y virtudes, son un ramillete exquisito de escoceses de verdad, y no de esos que hay por ahí, que más que kilt llevan faldita de uniforme de colegio. Sus compañeras, sí compañeras, que acaban siendo esposas, como debe ser en un una buena novela ambientada en nuestro adorado siglo XIX, son todas mujeres de rompe y rasga, capaces de poner en su sitio, o mejor desubicar, a esos temibles highlanders.

Hay que hacer una ola, o mejor un tsunami, a la traductora Doña María José Losada, de la que ya teníamos buenas referencias por otras obras,  porque los libros resultan deliciosos y estas lectoras, que son perros viejos, a lo largo de su vida han leído obras que traducidas al español se convertían en adefesios o bodrios, y no hablamos de traducciones de esas ilegales que pululan por ahí y parecen estar hechas con bing o similares, hablamos de traducciones oficiales de editoriales que, sin duda, lo que se han ahorrado en un buen traductor lo han perdido en lectores fieles como nosotras. En este caso, la editorial nos ha ganado, así que enhorabuena también a Phoebe romántica. A lo mejor pensáis que es una estupidez, pero para nosotras el traductor bueno es tan artista como el autor, porque traducir una obra no es transponer literalmente de un idioma a otro, es interpretar, dar con los giros exactos, con el sentido del texto en toda su extensión y la Sra. Losada lo hace redondo, redondo.

Entrando en harina ya, os diremos que los libros son “La locura de Lord Ian Mackenzie”, “El escandaloso matrimonio de Lady Isabella” “Los Pecados de Lord Cameron”, “La Esposa perfecta para el Duque” “La seducción de Elliot McBride” y “La Rendición de Daniel Mackenzie”. Punto en común de todos ellos: la deliciosa familia que forman esos Mackenzie.

  • Hombretones fríos (no tanto en realidad), leales, irreverentes, seductores, con su puntito rebelde y calavera. 
  • Ellas, damas del siglo XIX, con vidas más o menos difíciles, abiertas, eso sí, a descubrimientos de todo tipo, a romper normas, a explorar mundos. Vendavales que refrescan las cabezas de sus compañeros. 
  • Fantásticos ellos y ellas, y los que se van agregando a la variopinta tribu que puebla estos libros, mezclando de forma perfecta el amor, el humor, la aventura y el misterio. Sin olvidar sus finales felices después de transitar por caminos difíciles.  


Como podéis ver, los que hasta aquí hayáis llegado, nos hemos divertido mucho leyendo estos libros, (y cotorreando sobre ellos), que recomendamos leer a todo el mundo si quiere pasar un rato de puro placer lector (hedonismo lector que dice la “herma” mayor)

Ahí queda eso señores, que nos vamos a la captura de próximas lecturas.


Comentarios

Entradas populares