FINALIZA SEPTIEMBRE Y TENEMOS NUEVO GALLO

Acaba septiembre y es tiempo de dar nuevo gallo, ese tan mono de pulula por la red de vez en cuando. La decisión, que está meditada y tomada de mutuo acuerdo por ambas, en este caso nos lleva más allá del charco. Cruzamos el océano y aterrizamos en Venezuela, señores. Nuestro Gallo Rayano vuela con nuestra querida Erika Fiorucci. Es fácil saber porqué para cualquiera que la haya leído: sus libros se paladean, son un regalo a los sentidos; protagonistas estupendos y fuertes, secundarios que dan y, esperemos darán, mucho que hablar. Erika es música para lo oídos, en todos los aspectos, es sabor. Tanto sus novelas, como sus historias más cortas te hacen olvidar lo que te rodea.
Para algunos lectores, (no es nuestro caso) el leer un autor sudamericano supone un sobresfuerzo, por no estar acostumbrado a determinados giros o vocablos que en este lado del charco no empleamos. Que eso no os desanime, os prometo que la Sra. Fiorucci es muy internacional y que además, de necesitarlo, bien vale el pequeño o gran esfuerzo que tengáis que hacer. Escribe deliciosamente bien.
Desde aquí disculparnos con ella. El gallo de momento es virtual, porqué ninguna empresa de mensajería nos garantiza la entrega a la destinataria, pero seguimos haciendo gestiones. Así que si sabéis de alguien que vaya a Venezuela y nos quisiera hacer el favor, agradeceríamos colaboración, porque se merece tenerlo en sus manos y, antes o después, lo hará, pero mejor antes ¿no creéis?

Hasta la próxima recomendación. Besines desde la Raya.






Comentarios

  1. Completamente de acuerdo, muy merecido, son magníficos los personajes de Erika y es magnífica su forma de contar, muy colorida, muy divertida y nada localista. Yo también la recomiendo a todo el mundo :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Marisa. Tienes toda la razón.

      Eliminar
    2. Marisa no es extraño coincidir contigo, ya sabes tenemos la misma educación sentimental. :)

      Eliminar
  2. ¡Muchas gracias! Me siento como niñita en la mañana de Navidad, como Vadim con alguien a quien mandar, como Marianne con su ruso, como Sergei frente a un botella de vodka, como Andras y Sorel tocando el piano, como Irek cocinando, como Cash con Georgia en su pensamiento...
    ¡Santo. Gallo.Rayano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Es más que merecido. Gracias a ti por darnos ese trocito que todos los escritores ponéis en vuestros libros. Mientras esperamos ver a Sergei bailando un solo, te seguimos leyendo.

      Eliminar

Publicar un comentario