Y NUESTRO GALLO DE ENERO (aunque estemos a uno de febrero) VUELA DE NUEVO A GALICIA AL GALLINERO DE DOÑA LYDIA LEYTE

Primero pedir disculpas. Lo sabemos, estamos en febrero, a día uno, y nuestro gallo rayano de enero no había alzado el vuelo. Tenemos excusas que no daremos, porque lo cierto es que nada impide celebrar en febrero las alegrías de enero. Habitualmente celebramos no cumpleaños.

Nuestro gallo de enero se estaba arreglando las plumas y se entretuvo. Estaba en el corral y recordó con tristeza a su último compañero que le dejó solito en el corral. Le ha podido la saudade y se nos va de nuevo a Galicia, con la magnífica Doña Lydia Leyte.

A aquéllos que la habéis leído y la leéis, no hace falta darles razones para sumergirse en sus libros. A los que no, va dirigido esto: Doña Lydia Leyte admira la novela negra y cuando escribe, esa afición se hace presente, con lo que el binomio novela romántica – novela negra es más que patente. Una vez agarras un libro de ella, no puedes soltarlo, lo aseguramos. Sus novelas son un perfecto ejercicio de equilibrio entre la historia romántica y la detectivesca; ambas tramas se abrazan de tal modo que es imposible separarlas. Avanzan a la par y te sumergen en los sentimientos de los protagonistas, en sus necesidades y en sus miedos y en la necesidad de tirar del hilo para desenredar la madeja que crea. Un puzle con todas las piezas, que tienes necesidad de encajar, aunque siempre te falte una hasta el final.  

La Sra. Leyte describe como pocos. Cuando lees paseas, hueles, paladeas; en definitiva, te sientes dentro del libro; pasas de ser un espectador desde fuera a un observador desde dentro y eso, señores, tiene mucho mérito. No sobra ni un punto y coma, vaya.
Por otra parte su estilo resulta impecable, sencillo, fresco, actual…, aunque parezca una tontería decirlo, ya sabéis que para nosotras un buen libro, un libro grande, lo es el que contiene una historia maravillosa y bien escrita. Insistimos, en este caso, IMPECABLEMENTE ESCRITAS.

Para despedirnos, un ruego a Doña Lydia que, en sus libros, siempre nos cuela como buena aficionada a la gastronomía magnificadas recetas y referencias culinarias ¿Nos podría usted agrupar sus recetas y editarlas en un anexo?


Con esto nos despedimos del mes de enero, en febrero, que es corto y viene con fiestas. Seguimos atusando las plumas de los gallos, mientras picoteamos en busca de lecturas nuevas. 


Aquí puedes encontrar sus libros

Comentarios

  1. ¡Y si os digo que me he echado a llorar de emoción! Son palabras hermosas, pero aún lo son mucho más porque vienen de vosotras, ávidas lectoras, mujeres de carácter, a las que ninguna heroína de novela podría jamás hacer sombra. Para mí, el gallo raiano, es el trofeo más deseado, por el significado que vosotras le dais, y por el que tiene, como figura histórica enraizada en la tradición europea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nada de lloros!. Celebraciones en todo caso, regadas con un licorcito casero.

      Eliminar

Publicar un comentario